Todo con…

Todo con...

Elegimos un párrafo de un cuento que nos guste y, en vez de leerlo con las vocales que tiene, vamos a leer un renglón usando solamente la vocal “a”, y el renglón siguiente, todo con la “e”, el que sigue, todo con la “i”, el otro renglón todo con la “o” y por último todo con la “u”. Luego se vuelve a empezar con la “a”.

Al igual que siempre, podemos hacer que un niño lea varios renglones, o hacemos leer un renglón por niño, y que luego siga otro.

Una manera de ayudarlos a iniciarse en esta actividad es jugar con los clásicos

El texto clásico para esta actividad es “La mar estaba serena”

La mar estaba serena

serena estaba la mar.

La mar estaba serena

serena estaba la mar.

Con A

La mar astaba sarana

sarana astaba la mar.

La mar astaba sarana

sarana astaba la mar.

Con E

Le mer estebe serene

serene estebe le mer.

Le mer estebe serene

serene estebe le mer.

Con I

Li mir istibi sirini

sirini istibi li mir.

Li mir istibi sirini

sirini istibi li mir.

Con O

Lo mor ostobo sorono

sorono ostobo lo mor.

Lo mor ostobo sorono

sorono ostobo lo mor.

Con U

Lu mur ustubu surunu

surunu ustubu lu mur.

Lu mur ustubu surunu

surunu ustubu lu mur.

Otro clásico

Estaba la calavera sentada en una butaca,

Vino la madre y le dijo: ¡Hija! ¿Por qué estás tan flaca?

CON A

Astaba la calavara santada an ana bataca,

Vana la madra a la daja: ¡Haja! ¿Par cá astás tan flaca?

CON E

Estebe le quelevere sentede en ene beteque,

Vene le medre e le deje: ¡Heje! ¿Per qué estés ten fleque?

CON I

Istibi li quiliviri sintidi in ini bitiqui,

Vini li midri y li diji: ¡Hiji! ¿Pir quí istís tin fliqui?

CON O

Ostobo lo colovoro sontodo on ono botoco,

Vono lo modro o lo dojo: ¡Hojo! ¿Por có ostós ton floco?

Con U

Ustubu lu culuvuru suntudu un unu butucu,

Vunu lu mudru u lu duju: ¡Huju! ¿Pur qú ustús tun flucu?

¿se te ocurren más variantes?

Leticia Bolaño

Leticia Bolaño

Docente, bibliotecaria y narradora. Soy de Florencio Varela y tengo la firme convicción que nos necesitamos los unos a los otros. Así ayudo yo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *