LEER en Venezuela Capítulo 2 El Tocuyo

Liceo Bolivariano Fernando G. Yepez

Una excelente experiencia sucedió en el Liceo con el proyecto LEER de lectura en voz alta. Este taller está pensado originalmente para docentes de primaria, profesores de lengua o bibliotecarios. Sin embargo tenía profesores de todas las áreas, alumnos y alumnas del centro de Estudiantes!!!!! Este fue un desafío grandioso porque, en realidad, la propuesta no se restringe a lecturas de literatura nada más.

Entonces, tomando de base otro documento distinto del que había empleado con los docentes de primaria de El Tocuyo, aunque con la misma esencia, empecé a cuestionar las prácticas escolares que tienen a la lectura como mediador de evaluación y sin un sentido o un propósito explícito. Los estudiantes presentes podían dar la razón a mis argumentos e incluso opinar de lo tedioso que se vuelven ciertas prácticas.

De todas maneras, la intención no era rivalizar a profesores y alumnos, sino ver cómo intercalar prácticas interesantes, atractivas con los propósitos didácticos de cada profesor.

Las propuestas

Las tecnologías son parte de los “milenials” aún más que para nosotros que las incorporamos de grandes. Cuando conté la posibilidad de uso de la plataforma fueron los jóvenes del centro de estudiantes los que dieron sus sugerencias:

  • Hacer grabaciones de distintas lecciones de otras materias
  • Armar un canal de youtube (a esta sugerencia cabe la aclaración de la autorización para el uso de imágenes de menores de edad) con explicaciones de las materias
  • Confeccionar un texto leído como forma de evaluar
  • Socializar las producciones de los estudiantes
    • Las canciones
    • las poesías
    • los textos narrativos
    • las declamaciones
  • Combinar música con narración

Las sugerencias siguieron, estas son las que recuerdo, pueden proponer más. La base es la misma para todos, tener presente cómo socializar con el otro, cómo puede servir mi lectura al otro. No hay restricciones de qué leer

 

Leticia Bolaño

Leticia Bolaño

Docente, bibliotecaria y narradora. Soy de Florencio Varela y tengo la firme convicción que nos necesitamos los unos a los otros. Así ayudo yo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *