Lectura en voz alta

Lectura en voz alta

La lectura en voz alta, por lo general, se realiza para el maestro, los compañeros son oyentes cautivos para los que el contenido que se lee es poco relevante. El docente tiene la única intención de “evaluar” la calidad de la lectura para clasificar al lector según sus habilidades.

Así nos encontramos con la primera “deformación profesional”: los cuadros de doble entrada donde abundan cruces según tenga lectura silábica, lectura corriente, con entonación, etc. o una clasificación más básica del estilo muy bien, bien, regular y mal. En todo caso, pareciera que el sentido de la lectura en voz alta fuera sólo la de clasificar los alumnos.

Otra de las cuestiones a revisar en la práctica escolar de la lectura en voz alta es la función. De nuevo, por lo general (sabrán ustedes si son la excepción a la regla), se toma lectura para comprobar quién está atento al texto. No importa qué es lo que se está leyendo o si se está entendiendo, lo importante es que -cuando el maestro cambie de lector- sepan por dónde continuar sin error.

Sin embargo una de las deformaciones de la lectura en voz alta que más cuestiono, y propongo revertir, es la lectura de un texto desconocido. Es decir, obligar a alguien a leer en voz alta un texto que lee por primera vez. Sólo un lector profesional -y aún éste podría trastabillar- lee con entonación un texto desconocido ¿por qué sometemos a nuestr@s niñ@s a ser profesionales en su momento de formación?

La lectura en voz alta como práctica social

Ahora, del último al primero veremos cómo podemos revertir algunas prácticas escolares para potenciarlas.

La primera es la de presentar el texto. Puede el docente ser modelo lector y hacer una lectura profesional para poner en conocimiento el texto. Puede dar un momento para que los estudiantes lo lean por primera vez. Es recomendable que ellos mismos hayan escogido ese texto para darles mayor responsabilidad a la hora de la lectura en voz alta. Es importante también, tener un momento de práctica antes de la exposición.

La segunda es la función. Socialmente, si uno lee en voz alta es porque el resto carece del texto que se está leyendo. Es decir, sólo el lector está en posesión del texto por eso se hace fundamental que comparta la lectura. Pareciera una obviedad, sin embargo este detalle es doblemente importante. La lectura en voz alta cobra importancia para el lector que tiene la responsabilidad de poner en común el texto con los demás. Al tiempo que para los oyentes tiene relevancia prestar atención a lo que se está leyendo.

Si tenemos en cuenta presentar el texto y darle una función relevante resolvemos la evaluación. Nuestra responsabilidad como profesionales de la educación está puesta en las herramientas que les ofrecemos. Ofrezcamos entonces variedad de textos, seamos modelos de distintas lecturas. Tengamos en cuenta distintas situaciones donde se haga necesaria la lectura en voz alta. Luego, en cada escucha, seremos capaces de evaluar.

La lectura en voz alta como un regalo

Nos dice Ana María Kaufman que “es necesario modificar esta situación para que la lectura en voz alta recupere su razón de ser: el compartir el placer ante un texto maravilloso, el de la lectura como un don, una entrega, un regalo” (2013; 95).

Pensemos ahora en los regalos. Hay tres razones por las que uno hace un regalo: porque el otro lo necesita, porque es algo que me gustaría que me regalen a mí o porque es algo que creo que le gustaría al otro. Tomemos el ejemplo de las fiestas, el niño recibe un par de medias porque es lo que necesita. Cuando le pregunten qué le regalaron los reyes es muy probable que su respuesta sea: “nada, un par de medias”. Ese “nada” está dando la relevancia del regalo. Distinto si el regalo es ese auto “como le gusta a mí papá” o ese mismo auto “porque sabe que a mí me gustan”.

Volvamos a la lectura en voz alta. No es lo mismo mandar a leer porque “necesita practicar lectura” a decir “leé esto que te va a gustar”. Pensemos en cómo nos sentimos cuando alguien nos dice “escuchá esto que me gustó” y nos lee. ¿cuántas veces nos emocionamos con algo y lo compartimos con alguien más? Ese sí es un verdadero regalo. Regalemos lecturas. Hagamos que regalen lecturas. Pongamos destinatarios a nuestra voz, nuestro regalo.

Antes de la lectura en voz alta, leer

Antes de llegar al momento de leer para compartir, tienen que existir, necesariamente, espacios de lectura. En estos espacios no importa qué se lee o si se comprende la lectura o no. Luis María Pescetti nos propone un montón de Juegos de lectura en voz alta solamente para aflojar la lengua. Cada semana aparece en la página una nueva sugerencia, podés buscarla en Propuestas para el aula o sugerirlas.

Es importante practicar diferentes entonaciones, ensayar frente a los compañeros y un día, por fin, presentar la grabación, la escena, la lectura frente al público destinatario.  Habrá quienes se animen a leer en voz alta desde el inicio. Otros quizá necesiten ensayar en público, otros en privado. Habrá quienes no quieran leer casi nunca. Un desafío será descubrir qué texto dar de leer a cada lector. Habrá quien no quiera leer. Es ahí, de nuevo donde la profesionalidad del docente vuelve a la acción. Cada uno es su particularidad necesita tiempo distintos. Necesita textos distintos y públicos diversos. Todo lo que se realice antes de leer en voz alta será la base para una lectura exitosa.

El pre-texto es leer. Es decir, antes del texto está también la lectura. Leer para leer. No obstante, no olvidemos que estamos trabajando con niños. El juego será entonces, el mediador de toda acción. “Promover el juego como actividad necesaria para el desarrollo cognitivo, afectivo, ético, estético, motor y social”. (Ley Nacional de Educación 26.206 Art 27, inc k). Jueguemos.

Lectura en voz alta

Para seguir leyendo

A viva voz. La importancia de leer en voz alta
Leticia Bolaño

Leticia Bolaño

Docente, bibliotecaria y narradora. Soy de Florencio Varela y tengo la firme convicción que nos necesitamos los unos a los otros. Así ayudo yo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *